¿Cómo está la situación macroeconómica actual?


En los últimos años tras la recuperación de la de la crisis de deuda soberana, las condiciones de inversión han mejorado, pero el elevado endeudamiento y las incertidumbres políticas están frenando la inversión con carácter generalizado.  Parece que estamos ante un crecimiento estable y sano pero la inversión todavía no es suficiente para propiciar el logro de los objetivos de desarrollo sostenible. Este crecimiento sano se está viendo frenado por las políticas comerciales, el gran endeudamiento y las debilidades financieras a largo plazo.

Lo que está mostrando ahora mismo el mercado son unas perspectivas económicas que son muy dependientes de las condiciones financieras mundiales que cada vez son más restrictivas, las tensiones geopolíticas y las políticas comerciales de las principales potencias.

A nivel macro se deben abordar los desafíos financieros. Muchas economías emergentes son muy vulnerables ante los cambios en las divisas y la aversión al riego. Éstas se enfrentan a retiradas masivas de capital en momentos puntuales y además tienen que enfrentar el fuerte endurecimiento de las condiciones de liquidez. Por ello para seguir en un crecimiento sostenible las leyes deben de ir encaminadas a una mayor integración de las políticas monetarias, fiscales y cambiarias para así conseguir una mayor estabilidad a nivel mundial.

¿Cómo se encuentra la confianza inversora?

La confianza inversora en Alemania se ha visto muy lastrada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, fijándose en -24.7 puntos respecto del mes anterior. Este dato también se ve afectado por la situación del Brexit que no llega a término y que se prolongan las negociaciones. En Alemania la coalición de Gobierno que se ha formado tampoco aporta confianza a los inversores. Éstos tienen también el punto de mira puesto en la política del nuevo gobierno italiano, que pude desestabilizar el mercado financiero.

El índice de confianza inversora de la zona euro se quedó en -12.6 descendiendo en 15 puntos. El indicador de la valoración coyuntural se sitúa en las 39.9 unidades. Además, la balanza comercial en la zona euro ha salido peor de lo esperado, 11.7B y se esperaba una balanza comercial de 17.6B dejando patente que la guerra comercial entre Estados Unidos y China se ha trasladado a Europa.

Con estos datos vemos una clara situación de incertidumbre, en la que los inversores empiezan a ver signos de inestabilidad y retiran sus inversiones hacia la renta fija.

¿Bono Americano?

La subida de tipos que ha realizado la FED ha provocado la subida del bono americano y el inversor conservador se está empezando a fijar en este activo ya que, ante la situación de incertidumbre y movimientos del mercado, observan que este bono americano está otorgando una rentabilidad segura que subió hasta el 3.11%, algo que no se veía desde 2011, pero todos los informes indican que los índices americanos siguen aportando estabilidad y creen que el bono americano no supondrá ningún riesgo hasta que alcance el 4%.

Los datos que se están publicando son de pleno empleo y se esperan unos buenos resultados empresariales trimestrales. La tendencia del mercado todavía tiene un recorrido alcista y el S&P 500 es muestra de ello. Es el momento de mantener posiciones y no anticiparse al cambio de ciclo.

Situación de los indicies

Ibex 35

Con las caídas de la semana pasada podemos ver que se rompió el soporte de los 9000 puntos básicos, pero el índice ya está recuperando los 9.000 y se espera que se mantenga.

Euro Stoxx 50

Las bolsas han conseguido terminar con su racha bajista, pero las dudas no se despejan, donde ponemos el foco en los efectos de la subida de tipos, las negociaciones del Brexit, las amenazas de una guerra comercial de aranceles y las advertencias de Estados Unidos sobre el control más duro de las divisas. Éstos son frentes que tendrán que ir librando los principales índices europeos.

S&P 500

Estados Unidos es otro mundo, donde se sigue en tendencia alcista pese al recorte, con pleno empleo y con unos niveles de sobreventa muy importantes que pueden provocar la entrada de más dinero y conseguir otro rebote.

Perspectiva:

La evolución de los tipos de interés a largo plazo que ofrece el mercado americano son la excusa perfecta para que los inversores piensen que la situación económica se puede deteriorar. La situación política anima a esta visión sobre el mercado. Con la posibilidad de un Brexit duro, la reducción del coeficiente de caja de China para estimular su economía y la repercusión de la guerra arancelaria, se muestra una situación de incertidumbre. El mercado americano por primera vez en el año acompañó a las caídas de las bolsas mundiales dejando huella de que no es insensible a la ralentización de la economía mundial.

Por otro lado, tenemos las declaraciones del FMI que indican que el crecimiento global para el año 2019 estará en torno al 3,7% superando la media de los últimos 50 años. La publicación de resultados trimestrales se espera que sean contundentes con subidas del 20% en Estados Unidos y del 10% en Europa.

Ante la volatilidad del mercado y el avanzado ciclo económico, desde Aspain 11 EAFI creemos que es momento para mantener posiciones y no anticiparnos, incluso la curva de tipos de interés ha ganado algo de pendiente en los últimos días, indicativo de que el ciclo económico no ha terminado y el `Crash´ mencionado por algunos no se ha producido.

 

DISCLAIMER

Este documento no implica en ningún momento una recomendación de inversión. Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Cualquier inversión a realizar debe ajustarse al perfil de riesgo del cliente con un test MiFID que se deberá completar. La información que se proporciona se ha obtenido de fuentes fiables, con la máxima responsabilidad en su realización.