Análisis de la posible subida de tipos en EE.UU.


El año 2017 ha comenzado de la mejor forma posible para Estados Unidos. Una tasa de inflación interanual del 2.5% conseguida en el pasado mes de Enero, afianza la dinámica de crecimiento económico presente en el país americano desde finales de 2016. De seguir este ritmo en 2017, se superaría el objetivo de inflación fijado por la Reserva Federal, situado en el 2%. Tras las declaraciones de la semana pasada, la presidenta de la FED Janet Yellen ha impregnado de confianza a los mercados, con un discurso optimista sobre las condiciones económicas estadounidenses y dejando claro que es necesaria una subida de tipos de interés durante el 2017 que permita al país afianzar sus brotes de crecimiento y bonanza económica.

Con esta medida, el país abandonaría la tendencia de tipos casi nulos que se instauró tras la pasada crisis de 2008, dejando claro que la economía atraviesa un momento dulce y que son necesarias medidas que contribuyan a evitar el descontrol del crecimiento económico. Esta decisión, no solo pretende afectar a los mercados financieros, si no que sirve de impulso para un mercado laboral que ha experimentado un pequeño repunte en el número de desempleados en el último mes. Este dato, manifiesta la cautela con la que se debe tomar este avance de la economía estadounidense, ya que un aumento de la inflación a una velocidad superior al crecimiento de la economía real, podría generar divergencias y suponer un problema para el futuro del país.

Sobre este tema, Dennis Lockhart (presidente del Banco de la Reserva Federal de Atlanta) ha dejado presente que la FED cometería un error esperando a que las condiciones del mercado laboral mejoren para subir los tipos. Confía en el impulso positivo que puede generar la subida de tipos en la economía global para reactivar el empleo, y aboga por controlar el ritmo de crecimiento de la inflación para no generar brechas de crecimiento con respecto a los salarios, las cuales reducirían el poder adquisitivo de los ciudadanos, empeorando la economía real.

En cuanto al ritmo de crecimiento, desde la FED recalcan que es pronto para generalizar aunque se hayan conseguido datos muy positivos con expectativas futuras por encima del objetivo del 2%. Stanley Fischer (vicepresidente de la FED) indica que el crecimiento de la inflación es de magnitud y velocidad incierta, y que serán los datos de los próximos meses los que determinen el cuándo y cómo  se efectuarán las subidas de tipos.

Todo apunta a que durante el 2017 se realizarán entre dos y tres subidas graduales de tipos, de 0.25 puntos cada una, coincidiendo con los meses de Junio, Septiembre y Diciembre. Varios expertos coinciden en que en función del dato de inflación que se obtenga en el mes de Febrero, la decisión de subir los tipos podría adelantarse al mes de Marzo.

Probabilidades de fecha y valor de la subida de tipos. Fuente: Bloomberg.com

Stanley Fischer se reafirma en su discurso cauteloso, presentando que en Estados Unidos se dan “dos américas”. El objetivo es lograr el desarrollo y la convergencia entre las dos regiones, tratando de alcanzar el pleno empleo a largo plazo con una inflación controlada.

Uno de los factores que ha permitido a la FED tomar esta decisión en su política monetaria, es la fortaleza que presenta el dólar. Una moneda apreciada puede actuar como mecanismo de freno para que la inflación no se dispare por encima de los valores recomendados y además, refleja un sentimiento extranjero positivo sobre EEUU con buenas perspectivas de crecimiento en los mercados desde la elección de Donald Trump como presidente. En tres meses, el tipo de cambio euro dólar ha pasado de 1.1025 dólar por euro a 1.0507.

Tipo de cambio EUR/USD. Fuente: elaboración propia (Datos: investing.com)

Sin embargo, un posible problema de esta situación viene ligado al riesgo político y la percepción de las medidas que pueda llegar a efectuar el presidente Donald Trump. El dólar apreciado supondrá un empeoramiento de las condiciones de exportación de las empresas estadounidenses. Si a esta característica se le añade un clima hostil de bloqueos y disoluciones de tratados comerciales con países que suponen un gran volumen de importaciones y exportaciones, el efecto constrictor de la fortaleza del dólar puede verse acrecentado.

Centrándonos en la percepción nacional de las políticas del último presidente electo, la confianza del consumidor estadounidense ha aumentado y destaca el optimismo por el emprendimiento y las pymes en este 2017 si se logra facilitar el acceso al crédito con condiciones favorables para el pequeño empresario. Como hemos comentado anteriormente, en esta tónica, la subida de tipos puede suponer el paso final para afrontar el crecimiento del país de forma valiente y con la visión puesta en el largo plazo, sentando las bases de una buena estructura laboral con la creación de nuevos puestos de trabajo.

Desde Aspain11 consideramos de gran importancia la influencia que pueden tener los datos de empleo en la decisión de subir o no los tipos de interés, y en qué momento hacerlo.

Tasa de desempleo. Fuente: Bloomberg.com

El repunte del desempleo en el último mes, situándolo en una tasa del 4.8%, pone en jaque a la FED a la hora de decidir en qué momento subir los tipos. Si la FED decide hacerlo pronto, estaría apostando por un efecto revulsivo para la economía. Por otro lado, si decidiera esperar a obtener datos positivos en el mercado laboral, podría verse en la tesitura de que estos no se dieran, abriéndose una brecha entre el crecimiento de la economía y el empleo, que podría frenar la decisión de subir los tipos de interés, o al menos reducir el número y la magnitud de esas subidas. Creemos que de darse este hipotético escenario, se generarían incertidumbres en los mercados tras interpretarse como un signo de debilidad, menguando así esta ola alcista de inicios de 2017 en los principales índices bursátiles.

En EE.UU. tanto en renta fija como renta variable sobre todo, este año somos optimistas a la vista de las favorables condiciones del mercado y el sentimiento alcista de crecimiento generalizado en la economía y sociedad. En resumen, consideramos que los principales factores que podrían desviar esta tendencia y que se deberían tener en cuenta para anticipar los movimientos del mercado, son los que atañen a riesgos políticos, pudiendo generar acciones recíprocas hostiles en el resto de países, y los datos del mercado laboral, que en el caso de mejorar en Febrero y Marzo, reforzarían el crecimiento de EE.UU. y abrirían la puerta a una subida de tipos en los próximos meses.

 

 

 

 

Descargar “Análisis de la posible subida de tipos en EEUU”