El optimismo respalda a los mercados


Descargar “El optimismo respalda a los mercados”

 

La economía de la zona euro finalizó el 2016 con el mayor impulso de su economía en los últimos 5 años, reforzando así a la región, que se dirige a un año protagonizado por la incertidumbre política en medio de las negociaciones de la salida de Reino Unido de la Eurozona.

Como podemos observar en el siguiente gráfico, el Indicador PMI Compuesto de la Zona Euro, que mide la actividad de la economía privada de los países de la Unión Europea, escaló a máximos de 67 meses en diciembre hasta el nivel de los 54,4 puntos, por encima de las previsiones de los 53,9 puntos, poniendo así fin al mejor trimestre del año.

i

Concretamente, la industria manufacturera lideró la aceleración del crecimiento, con un aumento de la producción al ritmo más rápido desde abril de 2014, mientras que la actividad del sector servicios aumentó sólidamente en línea con lo esperado, con la tasa de aumento cerca del máximo de 11 meses en noviembre.

La expansión económica fue protagonizada por España, liderando el crecimiento de la Eurozona, alcanzando máximos de seis meses, seguido por Alemania con máximos  de cinco meses. El ritmo de crecimiento en Francia se aceleró alcanzando un nuevo récord de un año y medio, pero se mantuvo por debajo del promedio de la zona euro. Italia, sin embargo, fue la única en tener un crecimiento más lento, como podemos observar en los siguientes gráficos:

ii

A pesar de la reciente expansión de la Eurozona, que la aleja de los rumores de una posible desaceleración de su economía, la institución presidida por Mario Draghi  considera que la inflación de la zona euro no alcanzará niveles cercanos a su objetivo del 2% hasta 2019, cuando prevé que se sitúe en el 1,7%, aunque, según las actas, la estimación podría ser revisada al alza en función de las medidas que aplique Trump una vez asuma su cargo como máximo mandatario de Estados Unidos el próximo 20 de enero.

En este sentido, la inflación se ha elevado sobre todo por el incremento en los precios de producción que alcanza niveles máximos de cinco años y medio en el último mes del año 2016. Esto surge principalmente ante el aumento de precios del petróleo, lo que finalmente provoca una reducción en el margen de beneficios de las empresas.

La subida considerable del 12,6% en el crudo Brent durante el mes de diciembre contrasta con los bajos niveles de precios del año pasado.  Se trata de la primera subida anual de los precios de la energía desde el 2012. En este sentido, como podemos observar en el siguiente gráfico, la inflación alemana alcanza su nivel máximo desde julio de 2013, al situarse en el 1,7% en diciembre.

iii

Tras el anuncio el pasado mes de diciembre por parte del Consejo de Gobierno del BCE sobre la ampliación del programa de compra de bonos hasta finales del 2017, muchos dudaban de si éstas medidas de estímulo podrían asegurar un ajuste sostenido de la inflación en el medio plazo.

Gracias a los continuos signos de crecimiento económico, los datos pueden reforzar la posición del BCE mientras que muchos expertos esperan que el salto en la inflación sea una señal para acabar con la política monetaria expansiva.

Durante la última reunión de políticas en diciembre, la evaluación de Draghi sobre la perspectiva fue cautelosa, donde destacaba: “A pesar de que el riesgo de deflación haya desaparecido en gran parte, la incertidumbre prevalece”.

En el apartado de mercados, las bolsas cierran un año turbulento, donde debemos estar atentos a diversos factores que determinarán el comportamiento de este año. En Europa tendremos las elecciones en Países Bajos, Francia y Alemania, además de la previsible invocación por parte del Reino Unido del artículo 50 del Tratado de Roma en marzo. En EEUU debemos estar atentos a las medidas que tome Donald Trump en su llegada a la Presidencia, y el número de subidas de tipos de interés que realice la FED en este año 2017, aunque previsiblemente se prevé una o dos subidas como máximo.

Rebote de los bancos estadounidenses

Cabe resaltar de cara al 2017,  la evolución de los bancos de Estados Unidos en relación con las empresas de servicios públicos, que han registrado un desempeño significativamente bajo durante los últimos meses. Así mismo, un dólar estadounidense más fuerte y unos rendimientos de bonos más altos pueden actuar como una ventaja para la renta variable estadounidense de forma general.

Asia conserva su atractivo, con China liderando el protagonismo.

La reaparición de China como motor de crecimiento mundial es uno de los elementos a considerar de cara al 2017. A pesar de que persistan las preocupaciones sobre la posición de capital de su economía, su política “one belt, one road” para expandir el comercio y la inversión, puede ser el nuevo Plan Marshall que el mundo necesita después de la crisis financiera global.

En Japón su principal índice, el Nikkei 225 se ha revalorizado un 18% en los últimos dos meses.

Así mismo, con India e Indonesia llevando a cabo un importante progreso en sus reformas, Asia ofrece en gran parte un buen balance de crecimiento e inversión.

Mercados emergentes

La incertidumbre que nos surge en los mercados asiáticos es la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos, donde se han disparado tres principales preocupaciones para los mercados emergentes de renta variable: la amenaza de potenciales políticas comerciales proteccionistas, el aumento de los tipos de interés y la fortaleza del dólar estadounidense.

El sorprendente resultado se reflejó en los mercados de renta variable aunque se recuperaron con rapidez. Los flujos de mercados emergentes también se revertieron fuertemente, donde las salidas de flujos llegaron a los 7.000 millones de dólares en la semana siguiente a las elecciones, lo que equivale a un tercio de las entradas de capital en el año.

A pesar de ello, nuestra opinión se inclina a pensar que la reacción inicial del mercado está subestimando la diversidad de oportunidades que ofrecen los mercados emergentes, así como la sobreestimación de los inversores de que las promesas realizadas durante la campaña se conviertan en políticas reales.

En Aspain11 seguimos apostando por la gestión activa de carteras de inversión a medio y largo plazo, donde para perfiles más arriesgados diversificamos en mercados emergentes vía fondos de inversión, que aporten alfa y volatilidad controlada.

En nuestra opinión, la recuperación del crecimiento de los beneficios, una tendencia positiva en datos como los índices PMI y la tasa de empleo en ciertas regiones están apoyando al mercado. Esto, sumado a la subida de los precios de las materias primas, con la demanda y la oferta cada vez en mayor equilibrio, debería contribuir a una moderada mejoría de la inversión y confianza en los mercados.

En estos momentos vemos que la bolsa americana comienza a estar cara, donde su principal índice, el DJIA, no consigue superar los 20.000 puntos y el SP 500 los 2.300 puntos, donde estudiamos las entradas con cautela, centrándonos en sectores que tengan un mayor potencial, como el sector bancario. La bolsa europea cuenta con unos múltiplos mucho más bajos donde hay mejores oportunidades. En este sentido, apostamos de cara a este nuevo año 2017 por Europa, Asia y el sector bancario estadounidense.

 

firma cris