Mario Draghi y el arte de la palabra


En política monetaria los instrumentos básicos para ajustar los tipos de interés del mercado monetario y la liquidez en el mercado interbancario son: 1) Los tipos de interés de intervención, 2) Las facilidades marginales (crédito y depósito) y 3) el coeficiente de caja. Sin embargo, y como han puesto de manifiesto los presidentes de los bancos centrales más importantes del mundo durante esta crisis, existe un cuarto mecanismo que es la utilización de las expectativas futuras sobre tipos de interés o adopción de medidas no convencionales.

Esta lección la ha aprendido de maravilla el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi de su homólogo americano en la Fed, el ex presidente Ben Bernanke.

No es la primera vez que Mario Draghi utiliza la palabra como arma para que el mercado comience a adelantar posibles vías de actuación por parte del BCE. Acordémonos de la célebre frase en el momento más crítico de la historia del euro en el verano de 2012:“haré todo lo necesario. Y, créanme, será suficiente”. Estas declaraciones supusieron un punto de inflexión en la credibilidad de la moneda única y la disposición para no dejar resquebrajarse el bloque económico europeo que llevamos formando durante décadas.

En esta ocasión, las palabras utilizadas han sido otras y el escenario tampoco es el mismo. Esta vez ha citado la “unanimidad” de los miembros del Consejo del BCE para adoptar medidas no convencionales para frenar el deterioro de los precios en la Zona Euro. Este guiño al cambio de parecer de nuestros socios alemanes acerca de la adopción de medidas heterodoxas en política monetaria como una QE al estilo de la Fed, BoJ o BdE, ha dejado entrever existe un riesgo cada vez más cercano de entrar en deflación, por lo menos en los países más endeudados.

Ha sido sorprendente el último dato de inflación interanual del mes de marzo en la Eurozona (0,5%), pero el verdadero peligro reside todavía en los países periféricos como España (con inflación negativa -0,2%), Italia, Grecia y Portugal. Todos los esfuerzos tanto de los Estados como de los mecanismos supranacionales, entre los que se encuentran el BCE o el FMI, para tratar de reducir las primas de riesgo de estos países, podrían caer en saco roto si entramos en una espiral deflacionista al estilo japonés del que lleva dos décadas intentando escapar. Es decir, los estados más endeudados de la Zona Euro, necesitan crear inflación controlada y mantener las primas de riesgo en niveles aceptables para poder hacer frente a los intereses de sus deudas y no volver a tener problemas de liquidez o solvencia como alguno de ellos. Otro punto importante es el nivel actual del cruce euro dólar, que no está beneficiando para nada la recuperación de todo la región unido a los elevadísimos niveles de desempleo a los que tienen que hacer frente los países periféricos.

El mercado hace semanas que está descontando una actuación de política monetaria expansiva, que podría derivarse en una bajada de tipos de interés, una tasa negativa de depósito en el BCE (para incentiva a los bancos a conceder más créditos) o la reducción del coeficiente de caja. No obstante, es cierto que cuando los tipos de interés están cercanos a cero, la herramienta más eficaz es jugar con la base monetaria. Podrían hacerlo mediante nuevas LTROs, como en el pasado, pero oficialmente ya está sobre la mesa una posible QE, probablemente al estilo QE2 con la compra de bonos soberanos y otros títulos de deuda privada.

Bien, tras las declaraciones de Mario Draghi en el día de ayer, los mercados han reaccionado positivamente, sobre todo en Europa, con el Ibex en máximos desde 2010, el bono ESP 10 años en mínimos de 2005 (3,2%) y la prima de riesgo en 160 puntos básicos al no moverse apenas el bund alemán y situarse en 1,6%.

Hemos asistido esta semana a una oleada de datos macroeconómicos sobre todo positivos para Europa y nuestra economía comienza a recuperarse, aunque de una manera muy tibia. Acogemos con alegría la reducción de número de parados pero es que la cifra actual sigue siendo de escándalo, por lo que todos los agentes económicos, tanto públicos como privados, debemos seguir trabajando en el mismo camino para superar esta larga crisis.

Desde Aspain 11, creemos imprescindible una nueva actuación del BCE mediante estímulos no convencionales y que pensamos que los mecanismos “de toda la vida tienen un margen muy estrecho para ayudar a superar el fantasma de la deflación en el que nos encontramos. Mientras tanto y esperando que en próximas reuniones se vayan adoptando medidas concretas, seguimos estando positivos en renta variable europea, donde los países de sur, probablemente presentan más potencial actual de revalorización. La deuda pública también es interesante aunque cada vez los spreads son más reducidos. Nuestras carteras ya cuentan con activos de inversión alternativa para paliar las volatilidades que sin duda viviremos durante este año 2014, que a pesar de todo creemos que va a ser positivo.

 

Julián Álvarez González

Ejecutivo Financiero

Departamento de análisis macroeconómico

 

Aspain 11 Asesores Financieros EAFI S.L.

www.aspain11.com