No se deje engañar, estamos en rango


Vamos a realizar un análisis de los índices representativos del mercado bursátil global, para situarnos de cara al último trimestre del año.

Hay que destacar positivamente el verano tranquilo que hemos vivido, algo que no sucedía desde hacía años en esta época del año por noticias imprevistas y un exceso de nerviosismo en los mercados.

Algunos analistas de Estados Unidos advirtieron hace unos meses (cuando en un informe similar a este desde ASPAIN 11 indicamos que nos parecían exageradamente pesimistas), de un “vórtice de titulares negativos” que vendrían en junio y que podrían hacer retroceder con fuerza al S&P 500. Los factores que citaban eran el ‘Brexit’, la posible subida de tipos de la Reserva Federal, y las futuras elecciones de Estados Unidos.

Por el momento de entre esos eventos hemos superado el Brexit, varias fechas con posible subida de tipos que finalmente no fueron, y una inesperada igualdad en las elecciones de EEUU, y sin embargo los mercados siguen a la espera de mejores noticias sin caer de forma considerable, manteniéndose en concreto los índices norteamericanos en un estrecho rango clave para el corto plazo.

Sin duda el apoyo de los Bancos Centrales que provoca bajísimos rendimientos en otras inversiones más seguras como los bonos Investment Grade, está provocando también que los inversores opten por mantenerse en renta variable para procurar mantener su poder adquisitivo en el futuro a pesar de las políticas expansivas que se están llevando a cabo.

En las últimas semanas se ha visto reducida la exposición a casi todos los activos de inversión ya sean de renta fija, materias primas o acciones, con los inversores reduciendo el riesgo antes de la decisión del FOMC de subir los tipos de interés de nuevo (algo que finalmente no ha sucedido y que podría ocurrir en el mes de diciembre tras las elecciones).

Imagen1.jpg

*NAAIM Exposure Index represents the average exposure to US Equity markets

 

Imagen 2

*Fuente: consensus-inc.com

 

Análisis de algunos índices y sectores que pueden marcar el camino en los próximos meses:

El sector consumo del que se estaba hablando de forma pesimista durante el primer trimestre del año, rompía sus máximos históricos y continuaba su clara tendencia alcista desde 2009 siguiendo un canal de forma clara, encontrándose en la zona central tras caer a partir de la encuesta sobre el Brexit.

No presenta una clara tendencia bajista y en los últimos años ha encontrado fortaleza en esta zona media del canal, por lo que podría tener recorrido de nuevo:

imagen 3

El sector salud cayó con fuerza a finales de 2015 influido por diversas noticias como las declaraciones de la candidata Hilary Clinton y la subida de tipos que empezaba a encarecer su financiación. Sin embargo desde que comenzara este año 2016 se sitúa como uno de los sectores que mejor se ha comportado por detrás de los relacionados con las materias primas. Veíamos como dejaba una clara divergencia al sobrepasar los mínimos de 2015, algo que nos daba los primeros indicios para comenzar su movimiento alcista. Desde entonces ha conformado un canal alcista que podría encaminarse a romper los máximos históricos como ya hicieron los índices generales en Estados Unidos.

imagen 4

El sector industrial presentaba una divergencia similar al sector salud, y tras superar la figura de doble suelo dibujada en la base del canal, su objetivo en el corto plazo sería una revalorización superior a un 10%, aunque está generando algunas dudas al intentar romper sus máximos históricos del pasado año.

imagen 5

El sector energético tras haber arrancado el año siendo uno de los mejores sectores mientras la mayoría de las bolsas mundiales caían, se mantiene en un estrecho rango desde antes del verano, pero por encima de la importante media de 200 sesiones. Con el acuerdo al que parece que han llegado en la OPEP para limitar la producción de crudo podríamos ver un impulso suficiente como para superar los niveles máximos de 2015, e iniciar una tendencia alcista de medio plazo, al igual que el Crudo y el Brent.

imagen 6

El crudo presenta una situación similar como suele ocurrir al tratarse de compañías relacionadas con esta materia prima, con varias divergencias bajistas en sus mínimos que nos pueden haber marcado el esperado suelo. Actualmente se pueden ver dos figuras técnicas que nos marcarían el mismo precio objetivo de 75$, siendo un triángulo y un hombro cabeza hombro, por lo que coge fuerza esta hipótesis de tendencia alcista en el corto-medio plazo si consigue superar la zona de los 51-52$, pudiendo frenarse temporalmente en la importante resistencia de 60$.

imagen 7

El Oro, activo refugio históricamente, presenta un recorrido en 2016 similar al crudo. Se encuentra en la zona superior de un triángulo de largo plazo que puede ofrecer una fuerte resistencia, tras haber aparecido divergencias en la última subida tras el Brexit.

imagen 8

Respecto a los índices generales destacamos la situación del MSCI World de renta variable global, observando que la situación de este pasado año se asemeja mucho a lo vivido desde mayo 2011 a mayo 2012, cuando la bolsa volvía a coger fuerza. Por ello aunque de forma histórica sea mejor mantenerse fuera de la bolsa desde mayo, en los mercados bursátiles difícilmente funciona todos los años la misma estrategia y en un artículo anterior no considerábamos adecuado por retirarnos del mercado en estos pasados meses, lo que a pesar de los altibajos sufridos ha sido positivo.

En el gráfico de largo plazo se observaba antes del verano una posible formación de vuelta en forma de H-C-H, pero sin embargo no se observaban divergencias que nos aportasen mayor confianza.

Se puede apreciar en el gráfico como el Brexit provocó la rotura de la media de 200 sesiones, haciendo presagiar un mercado bajista desde entonces, pero que sin embargo se recuperaba en apenas dos sesiones tras observar como EEUU se mantenía firme. Desde esta demostración de fortaleza ante un evento de tal magnitud, los mercados ganaron confianza relajándose de cara al periodo estival.

imagen 9

En el DAX vemos como se mantiene dentro de un canal de muy largo plazo, en una zona que le permite moverse hasta los 8.000 ptos sin perderlo, aunque se trataría de una caída muy destacada.

En el corto plazo sin embargo estamos viendo una dura batalla por mantenerse por encima de la zona de 10.500 ptos, lo que marcará su evolución en las próximas semanas. Una buena solución para los problema en los bancos alemanes, sobre todo el Deutsche Bank, buenas cifras de negocio a pesar del Brexit, y la devaluación del Euro podrían convertir al índice en alcista de forma más clara.

imagen 11

Largo plazo

imagen 10

Corto plazo

En el S&P 500 (del que se decía que debía comportarse peor que los índices europeos) vemos como ha mantenido su posición alcista desde principio de año, afectando apenas dos sesiones de forma bajista la sorpresa del Brexit, y que finalmente provocó la rotura de sus máximos históricos. Como “casi” siempre, EEUU vuelve a comportarse mejor que Europa a pesar de las expectativas generadas y los riesgos de subida de tipos.

En las próximas semanas veremos si se materializa la rotura alcista del 2.200 y se inicia de nuevo un tramo alcista que continúe buscando el objetivo que marcábamos hace ya 5 meses, o si por el contrario volvemos al rango de 2015.

imagen 12

En cuanto al Ibex 35 lo vemos en una zona complicada que podría convertirse en tendencia alcista si se cumple la divergencia en el doble suelo y los demás índices europeos y el sector bancario llevan ese mismo camino. La superación de la media de 200 sesiones es el segundo aviso para volver a la senda alcista, por lo que vamos ganando algo más de confianza en nuestro país. Por valoración muchas compañías españolas están baratas, pero debemos ser precavidos en el corto plazo con el riesgo político y los problemas del sector bancario.

 

imagen 13

 Largo plazo

imagen 14

 Corto plazo

Para terminar analizamos la situación del Nikkei 225, muy afectado por la volatilidad de su divisa contra la que intenta luchar el Banco Central japonés. Por el momento se observan divergencias bajistas en los mínimos de febrero y julio, zona a vigilar los soportes de 15.000 en el largo plazo, pero de momento la no rotura de los 16.000 ptos y la superación de la media de 200 sesiones sería importante para el medio plazo. De superar los 17.500, podría tener un recorrido alcista más amplio.

imagen 15

En síntesis, la situación que teníamos antes del verano parecía complicada como ya lo fue en la crisis de deuda de 2011-2012, pero tanto por los datos macroeconómicos como por el análisis de los índices y su resistencia mostrada ante el evento de Brexit, en Aspain 11 Asesores Financieros EAFI no creemos que en estos momentos estemos ante una inminente crisis bursátil, y confiamos en una senda alcista de las bolsas al menos en el medio plazo, aunque seguiremos como siempre atentos a los índices que nos puedan dar las claves para el corto plazo.

En el corto plazo las bolsas podrían mostrar dudas al acercarse a las elecciones de EEUU, y la renta fija puede tener más problemas ante la cercanía de subida de tipos en este país, pero teniendo en cuenta la tranquilidad de nuestros clientes, siempre preferimos ser algo conservadores y diversificar las inversiones de forma global sin apostar en firme por una sola zona o sector.

Un cordial saludo.

Descargar “No se deje engañar, estamos en rango”

FIRMA ANT