The weekly meeting 12.12.2016


Durante la semana pasada la renta variable ha repuntado con fuerza en Europa, impulsada principalmente por bancos y sectores más cíclicos, y ha llevado a dos de los principales índices de EEUU a máximos históricos.

En Europa, las bolsas europeas ya mostraron fortaleza al inicio de la semana cuando, después de una caída inicial en respuesta a la victoria del NO en el referéndum italiano y posterior dimisión del primer ministro Mateo Renzi, se recuperaron. Además, el Ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentinoli, ha aceptado este domingo el encargo del presidente de la República, Sergio Mattarella, de formar un nuevo Gobierno. En principio creemos que la noticia es positiva ya que se desbloquea la situación actual, si bien el escenario más posible es la celebración de elecciones anticipadas en 2017.

El BCE, por su parte, no defraudó y los mercados financieros respondieron. El BCE decidió ampliar hasta al menos el mes de diciembre de 2017 la vigencia de su programa de compra de activos (QE), la cual se mantendrá en 80.000M EUR hasta Marzo de 2017, y posteriormente se reducirá hasta 60.000M EUR al mes hasta Diciembre de 2017. Como explicaba Mario Draghi, la decisión de extender las compras es la respuesta a un escenario en el que se aprecian signos de inestabilidad política y económica con potencial suficiente como para producir desequilibrios financieros.

Todo apunta a que la recuperación de la actividad en la zona euro seguirá siendo moderada, con unas previsiones de crecimiento del 1,7% del PIB este año y el próximo, y del 1,6% para 2018 y 2019. Aunque el riesgo de deflación se ha diluido -lo que ha hecho que el BCE anuncie la futura reducción del programa de compras-, el objetivo de una inflación en el entorno del 2% está todavía lejos, permaneciendo en un 0.2% este año, y con previsiones de crecimiento para 2017, 2018 y 2019, situándose en 1.3%, 1.5% y 1.7% respectivamente.

La reacción de la renta variable fue notable, especialmente en aquellos países con un mayor peso del sector bancario, como España. Una mayor divergencia de la política monetaria entre EEUU y Europa llevó al Euro a depreciarse hasta 1,054 USD/Eur.

En EEUU, por su parte, los inversores siguen apostando porque las políticas de Trump consigan impulsar el crecimiento de su economía y tanto el S&P 500 como el Dow Jones se encuentran en máximos históricos a la espera de la reunión de la Fed, que se reúne el miércoles bajo las expectativas de que suba 0,25% los tipos (hasta 0,25%/0,50%). Por el momento está creciendo a buen ritmo, crea empleo de forma sólida y mantiene unas condiciones inflacionistas más que controladas.

El precio del crudo sigue repuntando. El Brent ha recuperado un 12% hasta los 56,8 USD/barril desde, que el 30 de noviembre los países de la OPEP acordaran recortar la producción en 1,2 millones de barriles de crudo al día.

 

Descargar : The Weekly Meeting 12.12.2016