Acuerdo comercial entre EEUU y México


El acuerdo entre EEUU y México ayuda a la situación de comercio internacional, la cual estaba sumergida en un panorama de inestabilidad. Dicho acuerdo ayuda a salir de la despreocupación de una posible guerra comercial al suavizar dichos lazos internacionales. Esto favorece a muchos de los sectores y economías, no solo a las dos mencionadas. Al estar en un entorno globalizado en el cual muchas de las empresas y startups presentan posicionamiento y desarrollo de negocio en determinados países y estas, a su vez, se ven expuestas a un panorama internacional, entendemos que esto puede afectar a sus ámbitos de negocio y desarrollo, como es en el caso español con empresas como son banco BBVA o Santander. Dichas empresas presentan un fuerte posicionamiento en ambas zonas ya mencionadas, con lo cual este acuerdo puede potenciar su balance y mayor presencia en ambos lugares.

Al abrirse estas barreras fronterizas, se procederá a una mayor facilidad de los acuerdos y desarrollo de negocio, tanto como para los propios empresarios como para consumidores e inversores. En el caso de BBVA, presenta una exposición del 40.3% en su actividad bancaria en México, un total de 2.162 millones de euros y 7.080 millones de ingresos brutos. Por su parte Santander obtiene un 7% de sus ganancias de dicho país, hasta los 710 millones de euros y un ingreso bruto de 3.460 millones de euros.  Por otra parte, en ambos bancos el posicionamiento en EEUU es del 9.5% por parte de BBVA y un poco menor en el caso de Santander el cual es del 4%.

No solo dentro de la industria financiera esto es un marco positivo. Dentro de otros sectores como el automovilístico o el de servicios también puede verse afectado a través de este entorno más global y fácil para su expansión. Ambos sectores necesitan de esa libertad y capacidad de actuación y dicho acuerdo les beneficia a la hora de expandirse y obtener nuevas líneas de negocio que puedan satisfacer su demanda interna y en la misma línea el balance de la propia compañía.

 

Estas noticias son positivas a pesar de que Canadá aún no se haya sumado al acuerdo. Sectores como el automovilístico, como ya comentamos, esperan presentar resultados más positivos avanzando desde un 62% al 75% de la producción dentro de la zona comercial y fijando así un salario mínimo de 16$ hora al menos para un 40% de los trabajadores. Esta opinión y predilección por la visión de mejora se vio reflejada por los inversores en la sesión de ayer en las principales bolsas de México y EEUU, las cuales comentaremos a continuación.

Actual situación de guerra comercial y perspectiva:

Creemos que los acuerdos comerciales acabarán llegando con el tiempo a causa de la exposición tanto de EEUU a la economía China y viceversa. Ambas son la 1ª y 2ª mayores economías del mundo, las cuales a nuestro parecer se necesitan entre sí puesto que se sustentan la una a la otra. Esto viene definido por la suma de deuda y moneda estadounidense (USD) que posee China, adquirida tras la última recesión económica para que dicha divisa no bajase su precio y China conseguir así que su moneda presentara una mayor devaluación y facilidad de adquisición por parte de inversores externos. Aun así China no puede deshacerse de dichas divisas puesto que estas serían compradas por EEUU lo cual haría que sus reservas de moneda extranjera fueran menores y así tendrían menor capacidad de actuación. China también adquirió gran cantidad de deuda estadounidense con lo cual su posición dentro del país norteamericano es muy destacable. A medida que la economía de mercado y la influencia mundial de China crece, también lo hace la importancia del país para la economía de Estados Unidos. La industria manufacturera de China es altamente productiva, exportando a muchos mercados occidentales, como Estados Unidos. Sin embargo, la dependencia de EE. UU. con China, es en realidad algo doble: no solo son los mayores consumidores de productos chinos, sino que China es también uno de sus mayores acreedores. El PIB de China en el segundo trimestre creció en un 6.7%, dos décimas por encima del objetivo de crecimiento marcado por el Gobierno para este año, a pesar de que se ralentizó un poco respecto al crecimiento del 6.8% que registró en el primer trimestre de 2018, algo previsto por los analistas. Por su parte la variación interanual del PIB en EE. UU. ha sido de 4.1%, 19 décimas mayor que la del primer trimestre de 2018, que fue del 2.2%. EEUU se sitúa como la primera economía del mundo en cuanto a PIB se refiere (4.280.844 millones de euros).

https://datosmacro.expansion.com/pib/usa

En definitiva, tanto China como EEUU se necesitan mutuamente, puesto que por una parte China es el mayor comprador de deuda de EEUU, la cual podría vender y obtener mayor financiación para sus empresas internas pero la colocación de dicha deuda sería algo complicado al no haber una contrapartida fija y con tal poder adquisitivo. Por su parte EEUU es el mayor importador de China y esta última necesita de dicho mercado para seguir creciendo y teniendo así un comprador asiduo, siendo así China su principal acreedor y del cual depende. Como vemos ambos países presentan unas capacidades y necesidades las cuales se sufragan mutuamente y creemos que esto seguirá así en un futuro temporal de corto y medio plazo. No vemos posible una guerra comercial entre ambas potencias puesto que ambas saldrían perjudicadas en ambos casos tanto económica como socialmente hablando. Por ello vemos que otro posible contendiente para ambas potencias es la actual situación global y de comercio internacional a la cual vemos que se suman muchos países y economías emergentes, las cuales están cubriendo muchas de las necesidades demandadas por estas principales potencias. Estas facilidades surgidas por esta economía globalizada hacen que la situación económica actual esté en un continuo cambio y que cada día aparezcan nuevos actores económicos y sociales en el mercado.

Análisis de gráficos:

Bolsa mexicana de valores (SAB):

https://es.tradingview.com/chart/?symbol=BMV:BOLSA/A

Como vemos en el gráfico la bolsa mexicana reflejó una subida destacada en la sesión de ayer reflejando así la situación que puede traer este acuerdo entre ambos países.

S&P 500:

https://es.tradingview.com/chart/?symbol=BMV:BOLSA/A

La bolsa americana vemos que sigue con su rally alcista y que en las 4 últimas sesiones experimentó un gap alcista que hizo que rompiera la resistencia de 2874 puntos. Creemos que va a seguir con esta tendencia alcista y que hará soporte en la anterior resistencia citada. Las cifras económicas de EEUU siguen sin ningún cambio sustancial y en buen cauce.

Bolsa de Shanghai:

https://es.investing.com/indices/shanghai-composite-chart

En el gráfico de la bolsa china de Shanghái vemos que entró en un periodo de lateralidad después de consolidar tras esa fuerte vuelta en “V” que experimentó. Creemos que va a respetar el soporte establecido 2655 puntos y veremos como avanza en las próximas sesiones para marcar un objetivo claro.

De esta manera vemos, en definitiva, que el acuerdo entre México y EEUU puede ser el preludio a futuros acuerdos internacionales y un primer paso a solucionar, o por lo menos, estabilizar esta guerra comercial entre las dos principales potencias (EEUU y China). Debemos estar pendientes de aquellas economías emergentes que vayan saliendo y posicionándose en este entorno tan cambiante y ver cómo pueden evolucionar y afectar al resto de la economía internacional ante esta exposición global, tanto económica como social actual.

DISCLAIMER

Este documento no implica en ningún momento una recomendación de inversión. Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Cualquier inversión a realizar debe ajustarse al perfil de riesgo del cliente con un test MiFID que se deberá completar. La información que se proporciona se ha obtenido de fuentes fiables, con la máxima responsabilidad en su realización.