Gestión Patrimonial

En la gestión patrimonial, el asesoramiento a grandes patrimonios consiste en el desarrollo de una estrategia de inversión para tratar de alcanzar los objetivos financieros y vitales del cliente y, con ello, el equilibrio de sus recursos y necesidades futuras. Es necesario realizar un análisis de la situación y perfil del cliente para adaptar la estrategia a sus necesidades específicas. Para ello, se debe conocer su objetivo de inversión, (rentabilidad) y los diferentes condicionantes (riesgo, plazo temporal, fiscalidad, liquidez…).

Es una actividad con un horizonte temporal fijado en toda la vida del cliente, por lo tanto, también es necesario planificar la sucesión y la transmisión del legado familiar para las próximas generaciones.

En Aspain 11 Family Offices, le damos gran importancia a la correcta configuración de un plan sucesorio, ya que hay muchas variables para tener en cuenta, como aspectos legales y fiscales. Por todos estos motivos, creemos que el asesoramiento profesional es fundamental para la correcta planificación sucesoria.

Labores del asesoramiento patrimonial

Un asesor patrimonial debe de realizar una gestión integral del patrimonio en todos los niveles de acción. El rango de actuación es muy amplio, ya que, a parte de la propia labor de asesoramiento, se debe de tener en cuenta otros aspectos como la fiscalidad o la legalidad.

Además, existen una amplia gama de tareas secundarias que dan soporte a las primarias dando un servicio global integral. Como por ejemplo la gestión del cobro de los alquileres, la coordinación para la realización de obras y reparaciones la gestión, distribución y asignación de los rendimientos repartidos por los diferentes activos en cartera, … etc.

gestión patrimonial

¿Cómo trazar una buena estrategia?

Un asesor patrimonial debe realizar una serie de análisis para poder configurar una buena estrategia de gestión:

  • Estudio de la situación de partida: Se analiza la totalidad del patrimonio del cliente. Este puede estar compuesto por activos financieros, activos inmobiliarios, actividades económicas, obras de arte… etc. También se analizan que cargas tienen, es decir el pasivo, como hipotecas, créditos u otro tipo de financiación. Finalmente se estudia qué problemas o ventajas singulares pueden poseer, ya que pueden influir en el valor de los bienes.
  • El establecimiento de objetivos. En esta fase se definen los objetivos que se desean alcanzar por parte del cliente. Los objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables y con un plazo de tiempo definido.
  • Diseño de un plan a medida. En este punto, en base a los objetivos marcados, se establecen las acciones concretas a realizar para alcanzar esos objetivos. El cliente debe de estar de acuerdo con las diferentes acciones que se van a ejecutar para conseguir el objetivo.

Ventajas del asesoramiento patrimonial en un Family Office

Como hemos hablado anteriormente, el asesoramiento patrimonial implica un ámbito de trabajo multidimensional y transversal. Supone delegar en un profesional la gestión completa de los activos familiares, con los beneficios que ello conlleva.

En primer lugar, se reduce el tiempo destinado a una tarea que muchas veces puede ser demasiado tediosa para el cliente, sobre todo cuando se trata de grandes patrimonios. Un equipo profesional se encargará de todo lo relacionado con la gestión, siempre bajo la supervisión y control del cliente o grupo familiar.

En segundo lugar, se aumenta la seguridad, ya que muchas veces es necesario un conocimiento específico que el público general desconoce. Es necesario conocer la legislación que se aplica en cada situación, país o comunidad autónoma. Este punto es muy importante, ya que un error por desconocimiento puede suponer una gran multa que merme nuestro patrimonio.

En tercer lugar, se aumenta la optimización de la gestión del patrimonio. Los expertos fiscales configurarán estrategias de reembolso y compensaciones que mejor se adapte al cliente, tendrán en cuenta plusvalías y minusvalías de los activos para optimizar el pago fiscal.

La gestión patrimonial supone un ahorro de tiempo y recursos económicos a largo plazo. Es una actividad que aporta un alto valor añadido ya que reduce el tiempo que destina el cliente a la gestión de capital, se aplica un conocimiento profesional que muchas veces evita la imposición de sanciones por desconocimiento, y también supone un ahorro de costes a nivel tributario gracias a la optimización fiscal.

Aporta tranquilidad al cliente y a las generaciones venideras. Por un lado, el cliente cuenta con el soporte de un equipo profesional especializado en la gestión patrimonial, por otro lado, las generaciones herederas tendrán la seguridad de recibir un legado que ha sido optimizado para el momento de sucesión y que ha sido gestionado de manera profesional durante la vida de este.

En Aspain 11 Family Offices estamos comprometidos con la preservación del patrimonio de nuestros clientes y familias. Llevamos a cabo todas las acciones necesarias para conseguir el mejor resultado en términos de optimización y rentabilidad, adaptando siempre el riesgo a la situación propia de cada cliente. No dude en ponerse en contacto con nosotros para que podamos configurar un plan de ruta que aporte tranquilidad, tanto a usted como a las generaciones venideras.