Rentabilidad de los planes de Pensiones

Los planes de pensiones deben ofrecer rentabilidad además de un ahorro a largo plazo. El capital aportado periódicamente no se queda inmovilizado, sino que se invierte teniendo en cuenta unos criterios de riesgo y rentabilidad previos. Estos criterios se establecen en un documento aprobado por el Regulador, y posteriormente se presentan al cliente con el objetivo de obtener beneficios a largo plazo. 

A la hora de rescatar el plan de pensiones, el cliente puede obtener su dinero acumulado por las aportaciones y además, la rentabilidad del plan. La rentabilidad del plan de pensiones depende de varios factores. Por un lado, la rentabilidad aumenta con las aportaciones periódicas que realiza el cliente. Por su parte, las aportaciones pueden ser periódicas (mensuales, trimestrales, anuales, etc.) o esporádicas (aportaciones puntuales sin periodicidad). Las aportaciones periódicas no pueden exceder de 1.500 €, un máximo establecido por ley. 

El dinero acumulado en el plan de pensiones gracias a las aportaciones, los gestores lo irán invirtiendo en diferentes actos financieros que dependen del perfil de inversión. Existen tres perfiles de inversión dependiendo del nivel de riesgo que asuman y a la rentabilidad que aspiren. Los perfiles de inversión de los que depende la rentabilidad del plan de pensiones son: conservador, moderado o decidido. 

De esta manera, se atiende a una de las claves de la rentabilidad de los planes de pensiones. A mayor riesgo de la inversión, mayor puede ser la rentabilidad pero también más pérdidas puede sufrir el cliente. Del mismo modo, a menor riesgo, menor rentabilidad ofrece el plan de pensiones. 

Para entender el concepto de rentabilidad positiva de los planes de pensiones, hay que conocer la diferencia entre rentabilidad nominal, rentabilidad financiero-fiscal y rentabilidad real. A continuación, se detallan cada uno de estos conceptos: 

  • La rentabilidad nominal: es el tipo de interés que la entidad bancaria aporta al beneficio por su inversión. Hace referencia al tipo de interés nominal o TIN, representa el tanto por ciento del coste total del dinero invertido. 
  • La rentabilidad financiero-fiscal: tienen en cuenta el impacto fiscal de la inversión, no se centra exclusivamente en el beneficio monetario. 
  • La rentabilidad real: tienen en cuenta una serie de factores externos que afectan al beneficio del inversor. Por un lado, atiende a la inflación, es decir, la subida de los precios del país. También, hace referencia  a los impuesto negativos de la rentabilidad, en general todas las obligaciones fiscales y tributarias. 

A la hora de conocer el histórico de rentabilidades y saber cómo ha ido el plan de pensiones en el pasado, hay que tener muy presente que las rentabilidades pasadas no garantizan las futuras. 

Por último, para conocer exactamente qué tipo de rentabilidad puede ofrecer el plan de pensiones, se debe atender a las comisiones que este lleva adscritas.  Existen dos tipos de comisiones: de gestión y de depósito. Cada entidad bancaria dispone de unos tipos de comisiones (unos porcentajes de cobro) asociadas a sus planes de pensiones. 

Antes de contratar un plan de pensiones, la entidad debe detallar sus porcentajes establecidos. Del mismo modo, por ley se establecen unas comisiones máximas las cuales no se pueden exceder.

Rentabilidad de los planes de pensiones

Motivos por los que tener un plan de pensiones

Son varios los motivos por los que contratar un plan de pensiones. Por una parte, complementan el beneficio de las pensiones aportadas por la seguridad social pública tras la jubilación. De esta forma, el beneficiario puede mantener su estilo de vida sin renunciar a nada.  

Además, los planes de pensiones aportan una serie de ventajas fiscales. Durante los años que el cliente realiza aportaciones al plan, no desgrava el importante de esas aportaciones. Lo que supone un ahorro de impuestos y obligaciones tributarias. 

Las entidades bancarias disponen de una amplia gama de planes de pensiones. Estos productos se adaptan a las necesidades e inquietudes de los inversores. Asimismo, tras la nueva legislación proporcionada por el Gobierno de España, los planes de pensiones se pueden rescatar tras haber pasado 10 años de la primera aportación. Esta modificación se llevó a cabo a causa de la crisis económica.

Tipos de planes de pensiones

Según el tipo de plan de pensiones y los activos financieros, las rentabilidades esperadas serán más elevadas o más moderadas. Otra forma de aumentar la rentabilidad de los planes de pensiones es invertir en instrumentos derivados o en activos del mercado monetario. Por tanto, los planes de pensiones se pueden dividir según el tipo de inversión que se realice: 

Planes de renta fija

En los planes de renta fija el cliente invierte el capital prioritariamente en títulos de renta fija de diferentes vencimientos, pueden ser en organismos públicos o empresas privadas. Teniendo en cuentas las características y particulares del tipo de inversión, los planes de renta fija cuentan con un riesgo teórico menor, del mismo modo, la rentabilidad proporcional también es menor. 

Planes de renta variable

Los planes de renta variable invierten en capital en activos de empresas que cotizan en la Bolsa de Valores. Por tanto, los activos están sujetos a una mayor volatilidad y a un aumento del riesgo. No obstante, aspiran a ofrecer rentabilidades superiores a los activos de riesgos más bajos.  

Planes de renta mixta

Los planes de pensiones de renta mixta unen las particularidades de la renta fija y la variable. La proporción de la inversión en  cada tipo de renta dependerá del perfil del inversor y del propio plan. Por tanto, cuanto más decidido sea el plan, mayor será el capital invertido en renta variable. En cambio, si el plan cuenta con un perfil más conservador, el capital invertido será de renta fija. 

Planes garantizados

Los planes garantizados pueden tener las características de un plan de renta fija o variable. Además, garantizan la devolución del 100% del capital o revalorizan la mínima inversión. Esto sucede si se mantiene el dinero en el plan hasta el fin del plazo de la contratación. 

Los planes de pensiones más rentables de Aspain11

Generalmente, para aumentar la rentabilidad del plan de pensiones, muchos inversores esperan a final de año para realizar las aportaciones. No obstante, lo más recomendable es realizar aportaciones periódicas a lo largo del año. 

En Aspain11 ponemos a tu disposición nuestro servicio de asesoramiento para aumentar las rentabilidades de tu plan de pensiones. Si necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros. Estamos encantados de poder ayudarte.

Call Now Button