¿Qué es una EAF?

Las empresas de asesoramiento financiero, también conocidas como EAF, se pueden establecer como persona jurídica o física. Son las encargadas de prestar asesoramiento sobre inversiones.  Las EAF pueden recomendar de forma individualizada a sus clientes sobre cualquier materia de inversión o diferentes productos financieros. También puede asesorar sobre cuestiones de estructura de capital, estrategias industriales, fusiones, adquisiciones de empresas o diferentes corporaciones. 

Las recomendaciones prestadas por las EAF son personalizadas e individuales, basadas en las necesidades, inquietudes y circunstancias de cada cliente. Por este motivo, el asesor analiza previamente la prestación del servicio de asesoramiento, investiga la experiencia, los conocimientos, la situación financiera y los objetivos de inversión del cliente. De este modo, puede recomendar los productos más idóneos. 

Generalmente, antes de prestar los servicios de asesoramiento, las EAF suelen ejecutar un test de idoneidad. En caso de contratación de productos financieros complejos, el asesor encargado realiza adicionalmente otro test de correlación. Asimismo, puede comprobar los conocimientos sobre los mercados financieros y la experiencia previa del cliente. 

Ninguna persona o entidad puede llevar a cabo servicios de asesoramiento financiero de carácter profesional o habitual, sin antes haber obtenido la preceptiva autorización y hallarse inscrita en el registro de la CNMV

¿Cómo hacer una EAF?

Un analista financiero tiene que presentar cualidades psicológicas y financieras. Por un lado, la persona jurídica o física debe determinar el perfil de riesgo del inversor, este paso es el más importante a la hora de comenzar un plan de asesoramiento. Además, tiene que ser capaz de acompañar al cliente en los momentos de incertidumbre. 

En cuanto a las cualidades psicológicas, el asesor financiero debe mantener la calma ante momentos de presión y ser empático con su cliente.  Por parte de los conocimientos financieros, el inversor debe contar con una buena base en materia de finanzas, de este modo, va a poder interpretar los índices que afectan al comportamiento de los activos donde va a invertir el cliente. También, es relevante fortalecer los conocimientos fiscales. El asesor tiene que estar actualizado sobre las normativas  vigentes que regulan el plan fiscal (IRPF, impuesto de sucesiones, patrimonio protegido, etc.)

Es fundamental que el asesor financiero esté cualificado. No son conocimientos sencillos los que se requieren para ejercer esta profesión. De este modo, si una persona pretende ejercer como asesor financiero, debe formarse.  

De manera técnica, para que una EAF preste un buen servicio, en primer lugar, debe perfilar al cliente en cuanto a los riesgos que éste puede asumir. Además, debe evaluar el conocimiento del cliente sobre los productos y el estado del mercado financiero. Para ello, es necesario realizar un test de conveniencia y de idoneidad. 

El test de conveniencia consiste en una prueba para evaluar los conocimientos financieros del cliente y si posee la experiencia necesaria para entender los riesgos. Por su parte, el test de idoneidad, se trata de un formulario cuyo objetivo es evaluar distintas cuestiones sobre el inversor para poder determinar su perfil de riesgo. Por tanto, para ejecutar un correcto asesoramiento financiero, es necesario contar con un alto nivel de formación, y evaluar los objetivos del inversor, sus conocimientos y experiencia previa.

eaf que es

¿Cómo funciona una EAF?

Hay varios aspectos en los que una EAF puede ayudar. La principal función es conocer las necesidades presentes y futuras del cliente, de este modo, puede reorientar el riesgo y los objetivos financieros. Para ello, las EAF efectúan un seguimiento continuo y pormenorizado de todo el patrimonio global, es decir, de la cartera de inversión, patrimonio inmobiliario, inversiones anteriores, etc. 

Por otra parte, el asesor financiero debe realizar las recomendaciones necesarias teniendo en cuenta el contexto del mercado y la situación individual del cliente afectado. Por tanto, además de controlar el riesgo y la rentabilidad de las inversiones, es importante planificar una estrategia ante la situación fiscal presente y futura. 

De esta manera, el asesor financiero diseña un plan estratégico según las necesidades y características del cliente. Busca nuevas oportunidades de inversión para aumentar el flujo de caja del cliente. Actúa en todo momento como una guía para tomar decisiones de inversión, usa sus conocimientos psicológicos y financieros para obtener los mejores resultados. 

El asesor financiero debe pronosticar los futuros escenarios económicos, resolver problemas fiscales y financieros, y llevar a cabo auditorías continuas para valorar el estado de las finanzas del cliente. No se puede olvidar del estado del mercado, siempre debe estar pendiente de su evolución para detectar las mejores oportunidades de inversión. 

Ventajas de contratar un EAF

Las ventajas de contratar un asesor financiero son múltiples y muy diversas. Disponer de los servicios de un asesor financiero supone la garantía de disponer de conocimientos actualizados sobre distintos productos de inversión, ofrece una conexión directa y profesional sobre el estado del mercado, la situación financiera global y las novedades más interesantes para invertir. 

El asesor financiero no solo se centra en obtener el mayor rendimiento con la inversión, sino en la situación general del cliente, realiza un análisis conciso sobre su contexto. De esta manera, actúa con conocimiento previo de la situación familiar, los hijos, las expectativas de gasto futuros, estudios, etc. 

Además, los asesores financieros firman un código ético donde se comprometen a velar los intereses del cliente por encima de las empresas, con la finalidad de asesorar, poniendo siempre a las necesidades del cliente en el centro de la operación. Por este motivo, a la hora de contratar un asesor financiero, es primordial comprobar su certificado profesional y ético. 

Los asesores financieros efectúan una planificación fiscal plurianual. Optimizan al máximo la situación financiera del cliente para tomar decisiones a largo plazo durante un año. No realizan movimiento al final del año, por tanto, no se apresuran para lograr optimizar la declaración de la renta. Con el estudio previo y la planificación detenida, los asesores financieros intentan encontrar situaciones que supongan menor presión fiscal, siempre manteniendo la legalidad. 

Por otro lado, las EAF se caracterizan por reducir los costes frente a las negociaciones de las entidades bancarias y demás entidades financieras. Los asesores financieros presentan mayor fuerza de negociación, consiguiendo reducir tanto los costes de contratación de productos como de intermediación. Al final, con este hecho se logra reducir el coste total de la posición financiera del cliente, reflejando mayor rentabilidad real. 

Por último, los asesores financieros presentan con objetividad la información de los clientes. El único interés de una EAF es lograr encontrar el mejor producto de inversión para los clientes, buscando el mayor beneficio. Al estar libres de condicionantes como las entidades financieras, se pueden buscar exclusivamente los productos adaptados a las circunstancias personales. 

eaf normativa

¿Cuánto cobra una EAF?

No existe un mecanismo de penalización establecido que permita diferenciar entre un buen asesor financiero y otro que no. Para ello, es fundamental a la hora de contratar los servicios de un asesor, analizar los resultados de las carteras asesoradas y contrastar información entre diferentes ofertas. 

Por su parte, el coste de los servicios de asesoramiento financiero es uno de los factores que más preocupa a la hora de contratar o no el servicio. Para evitar fallos, lo primero de todo es tener en cuenta qué tipo de asesor se busca. Se puede contratar los servicios de un asesor independiente o uno no independiente. Dependiendo de este factor, los gastos serán unos u otros. 

Aunque el coste de una EAF depende del caso de cada cliente, se deben tener en cuenta los siguientes factores: 

    • Comisiones por actividad. El asesor establece un porcentaje por los beneficios conseguidos tras la inversión, a mayor beneficio más cobrará el asesor. Las comisiones por actividad suelen estar en torno al 15%.
    • Tarifas de asesoramiento. El asesor cobrará dependiendo de la cantidad de patrimonio gestionada o los servicios prestados. Las tarifas de asesoramiento normalmente oscilan entre el 0,5% y el 2,5%. 
    • Cuota fija. Se fija un pago recurrente independientemente de las acciones que realice, los beneficios obtenidos y el patrimonio gestionado.
    • También se puede dar el caso del cobro por hora, o tiempo invertido en la asesoría.  

Regulación y Normativa

Las EAFI son empresas que están reguladas por la siguiente legislación: 

  • Circular 10/2008, de 30 de diciembre, dictaminada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, sobre Empresas de Asesoramiento Financiero.
  • Real Decreto ley 14/2018, de 28 de septiembre, por el que se modifica el Texto Refundido de la Ley de Mercado de Valores y transpone a la normativa española los preceptos de la Directiva 2014/65/UE. 
  • Guía Técnica 4/2017 de Evaluación de los conocimientos y competencias del personal que informa y asesora.    

Para crear una EAF las regulaciones exigen que estas entidades cuenten con: 

  • Departamento de control de riesgos y auditoría. 
  • Registro sobre la información de clientes y políticas de conflicto de interés. 
  • Departamento de atención al cliente (propio o externos). 
  • Estructura, medios técnicos y humanos para escalar en la actividad. 

 EAF vs EAFI ¿Cuál es la diferencia?

Actualmente, tras la última actualización de la normativa del Real Decreto ley, todas las empresas dedicadas al asesoramiento financiero sean independientes o no, se tienen que denominar EAF (Empresa de Asesoramiento Financiero). 

Sin embargo, antes de dicha actualización se podía diferenciar las siglas EAF y EAFI. Esta diferenciación recae sobre la dependencia o no de la entidad. La independencia venía establecida por el cobro único de una tarifa de gestión. En cambio, si se producía el cobro de retrocesiones, se consideraba un asesoramiento dependiente

Las retrocesiones son comisiones de gestoría de fondos pagadas a las empresas de asesoramiento financiero. Estas comisiones permiten determinar al inversor la contratación de dicho fondo. Los asesores financieros tienen unos incentivos económicos por colocar determinados fondos frente a otros, por esta razón, se consideran asesores dependientes. 

¿Cuántas EAFs hay en España? Listado de EAF

Tras la llegada de la nueva normativa, la mayoría de entidades se reconvirtieron en EAF. Gracias a esta actualización el sector creció paulatinamente. La figura del asesor individual es más excedente y ha dado paso a empresas de asesoramiento financiero con mayor tamaño y número de clientes. 

Son numerosas las empresas de asesoramiento financiero en España. Si buscas un asesor financiero para tu perfil en Aspin 11 podemos ayudarte, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y contarnos tus características. 

Buscas un asesor financiero para ayudarte a invertir tus ahorros. Te ayudamos, analizamos tus necesidades y te asesoramos sobre tu cartera. 

Call Now Button