Qué es la gestión Pasiva

La gestión pasiva no para de crecer. Detrás de este crecimiento se encuentra una forma distinta y sencilla de entender la gestión de los ahorros y la inversión. La gestión pasiva es útil para pequeños inversores con conocimientos financieros escuetos, que no quieren contratar a un Asesor Financiero y desean invertir por ellos mismos.

Los fondos de gestión pasiva son una buena alternativa para establecer mecanismos que permitan ahorrar. En sí misma, la gestión pasiva es un modelo de inversión. Una estrategia de gestión de carteras, que se puede utilizar tanto en renta fija como variable. 

Hay dos maneras de invertir. La primera es la más tradicional, en la que se trata de superar al mercado invirtiendo en empresas o fondos con diferentes estrategias. Por el otro lado, la otra estrategia es la que se basa en la premisa de que no se puede superar al mercado, por tanto, se intenta replicarlo. A esta conclusión llegó John Bogle, fundador de Vanguard, tras comprobar que gran parte de los gestores de fondos no conseguían batir el movimiento del mercado. 

De este modo, se creó la estrategia basada en la gestión pasiva. Se puede definir la inversión pasiva como el invertir en índices en lugar de buscar las mejores oportunidades del mercado. La cartera réplica el índice de referencia de manera muy precisa para lograr copiar su comportamiento. 

La gestión pasiva tiene como objetivo principal lograr la misma rentabilidad que el índice seleccionado. Se ajustan a la entrada y salida de los valores del índice para replicarlo y obtener un tracking error. También se recompone la cartera en función de las suscripciones o reembolsos del fondo. Cualquier cambio en la composición del índice se refleja en la gestión pasiva. 

Diferencias entre la gestión pasiva y la activa

Básicamente, la gestión pasiva y activa se diferencian en los productos en los que se invierte, el tiempo de dedicación y las comisiones a pagar. Además, supone un nuevo enfoque estratégico de inversión. Una de las formas más novedosas y sencillas de invertir en gestión pasiva es usar los roboadvisors

Un inversor activo utiliza sus conocimientos para buscar las mejores oportunidades en distintos activos. Su meta es hacerlo mejor que el mercado o sector de referencia. Para conseguirlo sigue estrategias dinámicas con diferentes productos, como es la compra de acciones infravaloradas, inversión en bonos con descuento o crear carteras de fondos de inversión seleccionados. De este modo, los fondos activos son esenciales para los inversores con un análisis técnico y estratégico.  

Por su parte, el inversor pasivo tiende a comprar y esperar resultados. Por tanto, sigue una estrategia de inversión buy & hold. Este tipo de inversor opera fundamentalmente con fondos indexados y ETFs, con el objetivo de replicar lo que hace el mercado o un índice concreto. 

Ante este contexto, en un fondo de gestión activa hay un equipo de gestores encargado de buscar oportunidades de inversión y mover el dinero para lograr la mayor rentabilidad basada en una estrategia. Por el contrario, el fondo de gestión pasiva cuenta con un equipo mínimo, ya que el objetivo es replicar el índice y no conseguir la mejor estrategia. Como consecuencia, las comisiones son menores, una de las principales ventajas de la inversión pasiva. 

¿Cuál es la mejor opción, pasiva o activa? No hay por qué decantarse por un modelo u otro. Invertir pasiva o activamente son dos modelos complementarios. Se puede contar con una gestión activa, por un lado, de la cartera, y dejar otra para indexar pasivamente. 

Ventajas de la gestión pasiva

La inversión pasiva presenta una serie de costes, la principal virtud es el ahorro de comisiones. No obstante, tiene otros puntos fuertes como es el ahorro de tiempo. Estas son las principales ventajas de la gestión pasiva:

Menor coste

Las comisiones de gestión de fondos indexados y ETFs son menores que las de un fondo de gestión activa. La razón es que al no haber detrás un equipo gestor, su gestión es más sencilla y necesita menos recursos. Por este motivo, no tiene sentido que la comisión por ese concepto sea muy elevada. Como consecuencia, las comisiones de gestión pasiva no suelen superar el 0,5% mientras que, por su parte, las comisiones de gestión activa oscilan el 1%. Por tanto, la gestión pasiva es más barata que la gestión activa. 

Por otro lado, la gestión pasiva con aportaciones periódicas implica realizar menos operaciones que la gestión activa. Este hecho también reduce el dinero destinado a las comisiones por suscripción, reembolso y traspaso o por compra-venta en caso de las acciones. 

Menor tiempo en dedicación

Otra ventaja de la inversión pasiva es que requiere de menos tiempo de gestión que la inversión activa. No hace falta diseñar una estrategia compleja, por ello, el tiempo invertido es menor. En este sentido, tal y como inculca la filosofía de John Boble, la gestión pasiva solo necesita un pequeño balance semestral de la cartera.

La gestión pasiva solo se tiene que comprobar periódicamente y dejar fluir los mercados. Al cabo de unos seis meses toca revisar la evolución de la cartera y distribuir los activos ajustándose a los objetivos. Esta parte es la más delicada en cuanto a tiempo y esfuerzo dedicado. 

Diversificación

La inversión pasiva se estructura sobre los fondos indexados y ETFs. Al invertir en un índice, siempre existe la diversificación. Esto ocurre porque el inversor está comprando empresas de distintos países. Un fondo indexado sobre el Ibex se comporta igual que el selectivo español, que está compuesto por diferentes empresas. 

Otro punto distinto es la diversificación geográfica, aunque existen ETFs sobre regiones completas y fondos indexados que replican índices más amplios como el Eurostoxx. También hay índices sobre la economía mundial.

Estrategia a largo plazo

La gestión pasiva funciona para los inversores a largo plazo. A corto plazo el mercado sufre cambios complicados de prevenir. Sin embargo, a largo plazo se impone la estabilidad del mercado y es sencillo de prever. Normalmente, el riesgo se reduce a la mitad tras pasados 10 años de la inversión. Además, a largo plazo es más sencillo calcular la rentabilidad. En este sentido, por poner un ejemplo la rentabilidad del S & P 500 a 10 años es próxima al 8%.

fondos gestion pasiva

Inconvenientes de la gestión pasiva

La gestión pasiva no está libre de negatividad. Estos son los principales inconvenientes que rodean a la gestión pasiva. 

No está garantizado el éxito

Al igual que ocurre con la gestión activa, no existen garantías de éxito. Aunque la bolsa siempre sube, el rendimiento de los fondos de gestión pasiva no siempre supera el crecimiento del propio índice. Así mismo, lo ha reflejado un reciente estudio de John Bogle titulado The Road Less Traveled. Según sus datos, el 92,4% de los fondos de gestión pasiva que invierten en acciones americanas sale perdiendo respecto a los índices en periodos de 15 años. El rendimiento medio anual de los fondos pasivos es inferior al 1,5%, lo que supone ganar un 25% menos en 15 años. 

Replicar un índice no es sinónimo de éxito, ya que una buena asignación de activos y elección de índices, también puede generar pérdidas de dinero, llegando incluso a necesitar un rescate. Si el mercado cae, la cartera indexada de inversión también sufre pérdidas. 

Diversificación sesgada

Un ETF o fondo indexado está diversificado en sí mismo, pero una buena diversificación va más allá de su orden natural. Hay índices con cierta diversificación y otros con menor. Por ejemplo, el Ibex tiene un peso enorme en el sector financiero. Si el fondo indexado recae en su totalidad sobre el Ibex, el peso se reparte únicamente en España y su sector financiero. 

Por este motivo, es necesario analizar todas las posibilidades y diversificar del modo más adecuado. Siempre se debe pensar en la composición de la cartera de inversión pasiva. 

Posibles problemas de liquidez

Si todos los inversores intentan invertir sobre el mismo producto, se pueden generar problemas de liquidez. A este hecho se le pueden añadir otros riesgos relacionados con el propio crecimiento de los fondos pasivos y ETFs. 

Fondos de gestión pasiva

Aunque la gestión pasiva no sea muy compleja, si necesita un trabajo arduo detrás de ella. Existe una amplia variedad de fondos de gestión pasiva que replican un índice de mercado. El inversor tiene la posibilidad de realizar una buena estrategia de inversión basada en la creación de una cesta con varios fondos. 

El objetivo de esta cesta es que el inversor pueda rotar todo o una parte del capital del fondo, dependiendo del estado de la economía global y sus propias referencias. De este modo, el inversor puede diversificar su patrimonio en varios mercados. 

No obstante, la mayoría de los índices están ponderados en función de la capitalización bursátil de los activos que lo componen. Por tanto, un inversor particular debe realizar sus cálculos para construir él mismo una cartera que replique el comportamiento. Cierto es que la gestión pasiva elimina la búsqueda y selección de activos, pero la tarea no deja de ser compleja. Lo mejor es rotar el capital con libertad.  

Ejemplos de fondos de gestión pasiva

Unos ejemplos de fondos indexados de gestión pasiva para diseñar la estrategia podrían ser :

  • Vanguard European Stock Index Fund: Europa
  • Pictet-Emerging Markets Index R EUR: Emergentes.
  • Pictet Japan Index-R EUR: Japón.
  • BNY Mellon S&P 500 Idx Tracker: Estados Unidos.

Te puede interesar...

podcast economia

Podcast de Economía

Índice de contenidos1 La economía en persona:2 Inversión con nombre propio: 3 Actualidad de mercados:4 Empresa y Familia Desde Aspain 11 Family Offices, el pasado mes de mayo se puso en marcha un nuevo proyecto de divulgación financiera y económica, con el objetivo de llevar la economía, las finanzas personales, y la planificación financiera patrimonial

Leer más »
Inversión en deuda subordinada

Invertir en deuda subordinada

PREGUNTAS 1.- ¿Por qué están lanzando las gestoras este tipo de fondos? 2.- ¿Qué ventajas y desventajas ofrecen al inversor? 3.- ¿Qué rentabilidades están ofreciendo? 4.- ¿Es buen momento para tener fondos de este tipo? ¿valen para cualquier tipo de inversor? 5.- ¿Qué fondos concretos de este tipo os parecen interesantes y por qué?  

Leer más »
plan prevision jubilacion ventajas

Plan de Previsión Asegurado (PPA)

Índice de contenidos1 Qué son2 Características de los PPA2.1 Coberturas de los Planes de Previsión Asegurados3 Ventajas Fiscales4 Otras ventajas5 Inconvenientes de los PPA6 Diferencias de un PPA y un plan de pensiones Existen varias opciones interesantes de ahorro para la jubilación. Si se acude al asesoramiento bancario, por lo general, suelen recomendar el plan

Leer más »
Call Now Button