Invertir a largo plazo

Las inversiones a largo plazo son aquellas que se mantienen por un período superior a 12 y 18 meses. Realmente, el concepto inversión financiera a largo plazo suele hacer referencia a un periodo superior a 18 meses. Un ejemplo de inversión financiera a largo plazo, son las marcadas con un objetivo de rentabilidad para la jubilación.

Lo más importante a la hora de llevar a cabo una inversión en un producto financiero es analizar el patrimonio. Una vez analizado y puesto orden al patrimonio, se debe elegir el tipo de inversión. Dependiendo del objetivo de la rentabilidad, la estrategia de inversión tendrá más beneficios a corto o largo plazo. 

¿Qué es invertir a largo plazo?

Las inversiones a largo plazo son un tipo de inversión en el mercado financiero que busca aprovechar las rentabilidades que puedan dejar algunos activos financieros, para lograr beneficios en un plazo mayor a un año. Este tipo de inversiones buscan ejecutar estrategias sólidas donde los activos no posean una mayor volatilidad. 

Algunos inversionistas a largo plazo prefieren centrarse en diversificar sus activos de bajo riesgo y bajos retornos, concentrándose en recibir intereses de la inversión. Otros, en cambio, optan por invertir en renta variable con mayor riesgo. Aunque se deben utilizar otro tipo de estrategias para cubrir sus carteras de la volatilidad en un mayor tiempo posible. Si eligen esta última opción deben ejecutar otro tipo de estrategias para cubrir sus carteras de la inestabilidad en el mayor tiempo posible. 

La idea general de las inversiones a largo plazo es intentar lograr el mayor flujo de efectivo de los activos, no solo buscan aprovechar la revalorización. Los interesados en llevar a cabo este tipo de operaciones en el mercado financiero, deben conocer la importancia de la segmentación de la cartera de operaciones y aceptar los riesgos implicados. 

No obstante, una buena estrategia de inversión a largo plazo se realiza cuando el inversionista reduce los riesgos tras diversificar su cartera de activos, demostrando menor volatilidad. Además, ofrece intereses como los instrumentos de renta fija, con el objetivo de que las operaciones puedan mantenerse en el tiempo.

inversiones largo plazo

Características de las inversiones a largo plazo

El principal objetivo de las inversiones a largo plazo es conseguir la mayor rentabilidad posible, además construyen una inversión sólida, constante y sin grandes variaciones. Las inversiones a largo plazo buscan lograr beneficios aprovechando los flujos de efectivo que ofrecen los activos de la cartera. En este sentido, la revalorización de los activos queda en un segundo plano. 

En las inversiones a corto plazo puede resultar interesante buscar activos con mayor volatilidad, pues los beneficios deben proceder de la revalorización de los activos del mercado. En este caso, debemos aprovechar el tiempo y los flujos de efectivo, la reinversión de los beneficios y la revalorización de los activos. 

La primera característica de las inversiones a largo plazo es la necesidad de valorar la diversificación. Un activo tiene un riesgo determinado, por ello, ofrece cierta rentabilidad al inversor con tan solo dos opciones: aceptar la rentabilidad y el riesgo asociado o no aceptarlo.

Por otro lado, las inversiones a largo plazo, tal y como indica su nombre, tiene un amplio horizonte temporal, de este modo el riesgo se minimiza. Esto se debe a que el inversor no puede estar expuesto a un nivel de riesgo alto durante un período de tiempo tan amplio. De este modo, las probabilidades de que el riesgo acabe materializando aumentan considerablemente. 

Además, las inversiones a largo plazo están planteadas para un perfil de inversor conservador. Son inversiones para individuos con una cartera estable, perduran en el tiempo sin sufrir graves daños. Los activos idóneos para la inversión a largo plazo deben ser estables y solventes, de esta manera, no se pone en riesgo el constante pago de rendimientos. Los activos estables son poco volátiles. 

Ventajas de las inversiones a largo plazo 

  • Menos incertidumbre, ya que las operaciones se ejecutan en mercados no volátiles. 
  • Son inversiones más rentables
  • Son seguras de llevar a cabo debido a la investigación realizada previamente, la inversión se realiza una sola vez y de manera profunda. 
  • Tienen información sobre el rendimiento producido al fin del periodo establecido. 
  • Se reducen los costes que genera la inversión, ya que se pagan menos comisiones de los impuestos. 

inversiones largo plazo ventajas

Riesgos y desventajas de las inversiones a largo plazo 

  • La rentabilidad es lenta. Los beneficios obtenidos son apreciables en un período largo. 
  • Para los inversores se puede volver contraproducente emocionalmente. 
  • Imposible recuperar el capital invertido. 
  • Puede provocar una falta de liquidez, menor disponibilidad económica. 

El poder del interés compuesto

El interés compuesto es la acumulación de intereses al capital, de este modo, el capital invertido se incrementa. Si se invierte de forma constante y regular, el inversor puede conseguir que sus activos crezcan en una perspectiva temporal de medio a largo plazo, gracias al interés compuesto. 

El interés compuesto está considerado por muchos profesionales financieros como la “octava maravilla del mundo”. El interés compuesto es un proceso financiero que afecta a los intereses de cada período y se suma al capital inicial. 

Para potenciar el interés compuesto es importante invertir lo antes posible. Gracias a este elemento financiero, se puede conseguir multiplicar exponencialmente a largo plazo una inversión inicial. Un ejemplo, sería el siguiente: invertir con 25 años alrededor de 50.000 euros, y con 5.000 euros anuales durante 10 años, con 35 años se puede conseguir alcanzar 300.000 euros. 

Consejos para invertir a largo plazo 

Invertir con éxito a largo plazo no es una tarea sencilla, por ello, te mostramos algunos consejos que te pueden ayudar a controlar las inversiones a largo plazo. 

  1. Poner las finanzas en orden. Antes de invertir a largo plazo, es necesario saber cuánto dinero se puede invertir, por ello, hay que analizar el estado de las finanzas propias. Es relevante elaborar un balance de los activos y deudas, establecer un plan estratégico razonable sobre las deudas y comprender sabiamente cuánto dinero se puede emerger en la inversión. 
  2. Conocer el horizonte a largo plazo. La jubilación, la educación de los hijos, construir una nueva vivienda, no es crucial tanto el objetivo, sino más bien el horizonte temporal, cuanto años es necesario invertir. 
  3. Elegir una estrategia y establecer unos objetivos de inversión  siguiendo el horizonte de tiempo. 
  4. Comprobar los riesgos de inversión. Para evitar reacciones precipitadas a la caída de las inversiones, es importante asegurarse de conocer los riesgos de la inversión. 
  5. Diversificar la inversión a largo plazo. La distribución de la cartera entre una variedad de activos permite cubrir objetivos y aumentar las posibilidades de tener un ganador en un período largo de inversión. 
  6. Tener en cuenta los costes de inversión. Cuando se invierte a largo plazo, generalmente, se tiene que tener en cuenta las comisiones de gestión que cobran las entidades bancarias, asesores financieros u otros comisionistas. 
  7. Revisar la estrategia regularmente. A pesar de que la inversión sea a largo plazo, es conveniente comprobar periódicamente y hacer ajustes. 

Ahora ya conoces el concepto de inversiones a largo plazo. Si tienes cualquier duda o cuestión, puedes contactar con nosotros. En Aspin 11 podemos asesorarte sobre tus objetivos de inversión a corto o largo plazo. Estamos encantados de ayudarte. 

Call Now Button