Renta Fija: ¿qué es y cómo funciona?

Índice de contenidos

qué es la renta fija

 

¿Quieres sacarle el máximo provecho a tus ahorros? La renta fija puede ser la solución que estás buscando. Como asesores financieros en Madrid te explicamos a continuación qué es la renta fija y cómo puedes aprovecharla para mejorar tus finanzas personales. ¡Sigue leyendo y toma nota!

 

¿Qué es la renta fija?

La renta fija es un tipo de inversión que consiste en prestar dinero a una empresa o a un Estado a cambio de recibir una rentabilidad fija durante un plazo determinado. Al invertir en renta fija, te conviertes en acreedor de la entidad emisora, que se compromete a devolverte el capital prestado más los intereses pactados.

A diferencia de la renta variable (como las acciones), los rendimientos y el riesgo de la renta fija son más predecibles, puesto que los pagos están determinados de antemano. Sin embargo, esto no significa que la renta fija sea una inversión sin riesgo, ya que existen varios factores que pueden afectar a su rentabilidad y a su valor en el mercado.

Algunos ejemplos de activos de renta fija son:

  • Bonos y obligaciones: son títulos de deuda emitidos por entidades públicas o privadas que prometen el pago de un interés fijo en un plazo determinado.

 

  • Letras del tesoro y pagarés: son instrumentos de deuda de corto plazo emitidos por el Estado o empresas que ofrecen rentabilidad en periodos breves y generalmente seguros.

 

  • Depósitos a plazo fijo: constituyen una forma común de renta fija donde el inversor deposita una cantidad de dinero en una entidad financiera, a cambio de un rendimiento fijo en un plazo determinado.

 

Diferencias con la renta variable

A menudo se compara la renta fija y renta variable como opciones de inversión:

Característica Renta Fija Renta Variable
Tipo de pagos Pagos fijos y estables Potencial de crecimiento, pero resultados más volátiles
Riesgo Deriva de tipos de interés y solvencia del emisor Depende de factores empresariales y del mercado
Comportamiento según ciclo económico Activo refugio en épocas de incertidumbre Suele recuperarse antes en ciclos alcistas
Fuente: elaboración propia

 

En definitiva, los inversores conservadores prefieren la renta fija, mientras que los más agresivos se decantan por la renta variable. Lo ideal es encontrar un equilibrio óptimo entre ambas.

¿Cómo funciona la renta fija?

La renta fija funciona mediante la emisión de títulos de deuda que el emisor contrae con el inversor. Estos títulos, también conocidos como bonos, se pueden comprar y vender en el mercado secundario, donde fluctúan su precio y su rentabilidad en función de la oferta y la demanda. 

  • El valor nominal es la cantidad que te devolverán al final del plazo.

 

  • El tipo de interés determina la rentabilidad que obtendrás, que a su vez puede ser fijo o variable.

 

El precio de la renta fija es inversamente proporcional a su rentabilidad. Es decir, cuando el precio sube, la rentabilidad baja, y viceversa. Esto se debe a que el interés que paga el emisor es fijo y, por tanto, si el precio del título aumenta, el inversor recibe menos rentabilidad por el mismo interés. 

Por ejemplo, si compras un bono que paga un 5 % de interés anual por 100 euros, tu rentabilidad será del 5 %. Pero si el precio del bono sube a 110 euros, tu rentabilidad será del 4,55 % (5/110).

De forma similar, cuando suben los fondos de renta fija, su precio también tiende a incrementarse, lo que hace que su rentabilidad efectiva disminuya para el inversor.

Factores que influyen en el precio

El precio nominal de la renta fija está determinado por los siguientes factores:

1. Tipo de interés del mercado

Cuando el tipo de interés del mercado sube, el precio de la renta fija baja, y viceversa. Esto se debe a que el inversor busca obtener la mayor rentabilidad posible y, por ende, si el mercado ofrece un interés mayor que el que paga el emisor, el inversor venderá su título de renta fija para comprar otro más rentable. 

Por ejemplo, si el tipo de interés del mercado es del 6 %, un bono que paga un 5 % de interés perderá valor, ya que el inversor podrá obtener un 1 % más de rentabilidad en otro título.

2. El riesgo de crédito del emisor

Si el riesgo de crédito del emisor aumenta, el precio de la renta fija baja, y viceversa. La razón es que el inversor exige una mayor rentabilidad para prestar su dinero a un emisor que tiene más probabilidades de no devolverlo. 

Por ejemplo, si el emisor es un país con una situación económica y política inestable, el inversor pedirá un mayor interés para comprar su deuda, lo que hará bajar el precio de sus títulos de renta fija.

3. La duración del título

Cuanto más largo es el vencimiento, mayor es la sensibilidad del precio a variaciones en tipos y riesgo. Esto es porque el inversor asume un mayor riesgo al prestar su dinero por un plazo más largo y, de esta forma, demanda una mayor rentabilidad. 

Por ejemplo, si el tipo de interés del mercado sube, un bono a 10 años perderá más valor que un bono a 2 años, ya que el inversor tendrá que esperar más tiempo para recuperar su dinero.

Tipos de renta fija

Qué es la renta fija

La renta fija se clasifica según diferentes criterios, como el emisor, el plazo, el tipo de interés, la divisa, la liquidez, entre otros. Los tipos más comunes de renta fija son:

Renta fija pública

Es la que emiten los Estados o las entidades públicas para financiar sus gastos o su deuda. Algunos ejemplos de renta fija pública son:

  • Bonos y las letras del Tesoro
  • Bonos soberanos
  • Bonos municipales.

Por lo general, la renta fija pública tiene un menor riesgo de crédito que la renta fija privada, ya que se considera que los Estados tienen más capacidad para cumplir con sus obligaciones. No obstante, esto no significa que la renta fija pública sea segura al 100 %, puesto que hay casos de impago o de reestructuración de la deuda pública por parte de algunos países.

Renta fija privada

Es el tipo de renta fija que emiten las empresas o las entidades financieras con el fin de obtener financiación. Entre los principales activos de renta fija, se destacan:

  • Bonos corporativos
  • Pagarés
  • Cédulas hipotecarias
  • Bonos convertibles.

A comparación de la renta fija pública, la renta fija privada tiene un mayor riesgo de crédito. Esto se debe a que las empresas tienen mayores dificultades para hacer frente a sus compromisos. 

Sin embargo, la renta fija privada ofrece una mayor rentabilidad que la renta fija pública, para compensar el mayor riesgo que asume el inversor.

Renta fija a corto plazo

Tiene una duración inferior a un año. Algunos ejemplos de renta fija a corto plazo son:

  • Las letras del Tesoro
  • Los pagarés
  • Los certificados de depósito.

Es importante destacar que la renta fija a corto plazo tiene una menor rentabilidad que la renta fija a largo plazo, ya que el inversor asume un menor riesgo al prestar su dinero por un periodo más corto. 

Así mismo, la renta fija a corto plazo presenta una mayor liquidez que la renta fija a largo plazo, dado que el inversor recupera su dinero más fácilmente si lo necesita.

Renta fija a largo plazo

Tiene una duración superior a un año. Aquí podemos destacar los siguientes bonos:

  • Del Estado
  • Corporativos
  • Perpetuos.

Contrariamente a la de corto plazo, la renta fija de largo plazo presenta una mayor rentabilidad. La razón es muy simple: el inversor asume un mayor riesgo al prestar su dinero por un periodo más largo. 

Sin embargo, la renta fija a largo plazo posee una menor liquidez que la renta fija a corto plazo, debido a que el inversor tiene que esperar más tiempo para recuperar su dinero si lo necesita.

Renta fija a tipo fijo

Paga un interés fijo durante toda la vida del título. Por ejemplo, un bono que paga un 5 % de interés anual hasta su vencimiento. 

La renta fija a tipo fijo cuenta con una menor rentabilidad que la renta fija a tipo variable, ya que el inversor no se beneficia de los posibles aumentos del tipo de interés del mercado. No obstante, este tipo de renta fija dispone de una menor volatilidad que la renta fija a tipo variable. Esto es porque el inversor no sufre las posibles bajadas del tipo de interés del mercado.

Renta fija a tipo variable

Paga un interés variable que se ajusta periódicamente según un índice de referencia. Por ejemplo, un bono que paga un interés igual al euríbor más un diferencial. 

Hay que destacar que la renta fija a tipo variable presenta una mayor rentabilidad que la renta fija a tipo fijo, puesto que el inversor se beneficia de los posibles aumentos del tipo de interés del mercado. 

Como contraparte, la renta fija a tipo variable suele tener una mayor volatilidad que la renta fija a tipo fijo, ya que el inversor sufre las posibles bajadas del tipo de interés del mercado. Por ejemplo, si el tipo de interés del mercado baja, un bono que paga un interés igual al euríbor más un diferencial perderá valor, puesto que el inversor recibirá menos rentabilidad por el mismo título.

Renta fija en euros

Se emite y se paga en euros, la moneda oficial de la Unión Europea. Por ejemplo, los bonos del Estado español, los bonos alemanes, los bonos franceses, entre otros. 

La renta fija en euros presenta una menor rentabilidad que la renta fija en otras divisas, ya que el inversor no asume el riesgo de cambio. De igual manera, la renta fija en euros tiene menor volatilidad que la renta fija en otras divisas, porque el inversor no está expuesto a las fluctuaciones del tipo de cambio.

Renta fija en otras divisas

Se emite y se paga en una divisa distinta al euro. Por ejemplo, los bonos del Tesoro de Estados Unidos, los bonos del Reino Unido, los bonos de Japón, etc. 

Su rentabilidad es mayor, en relación con la renta fija en euros, debido a que el inversor asume el riesgo de cambio. Como contrapartida, el inversor está expuesto a las fluctuaciones del tipo de cambio, por lo tanto, la renta fija en otras divisas tiene una mayor volatilidad que la renta fija en euros.

Con el objetivo de resumir la información sobre los tipos de renta fija y sus características, te presentamos el siguiente cuadro comparativo:

Tipo de renta fija Emisor Plazo Tipo de interés Divisa Riesgo Rentabilidad
Renta fija pública Estados o entidades públicas Variable Fijo o variable Variable Bajo Baja
Renta fija privada Empresas o entidades financieras Variable Fijo o variable Variable Alto Alta
Renta fija a corto plazo Cualquiera Inferior a un año Fijo o variable Variable Bajo Baja
Renta fija a largo plazo Cualquiera Superior a un año Fijo o variable Variable Alto Alta
Renta fija a tipo fijo Cualquiera Variable Fijo Variable Medio Media
Renta fija a tipo variable Cualquiera Variable Variable Variable Medio Media
Renta fija en euros Cualquiera Variable Fijo o variable Euros Bajo Baja
Renta fija en otras divisas Cualquiera Variable Fijo o variable Otras divisas Alto Alta
Fuente: elaboración propia

 

 

Renta fija: ventajas y riesgos

Si bien la renta fija presenta enormes beneficios en comparación a otros tipos de inversiones, también tiene una serie de riesgos que debes considerar antes de invertir en estos activos. Algunas de las ventajas y los riesgos de la renta fija son:

Ventajas

  • Ofrece una rentabilidad conocida de antemano, siempre que se mantenga la inversión hasta el vencimiento.

 

  • Permite diversificar la cartera de inversión, combinando la renta fija con la renta variable u otros activos financieros.

 

  • Tiene una menor volatilidad que la renta variable, lo que reduce el riesgo de pérdidas a corto plazo.

 

  • Proporciona unos ingresos periódicos por los intereses que paga el emisor, siendo una inversión útil para cubrir gastos o ahorrar.

 

Riesgos

  • De crédito: posibilidad de que el emisor no pague los intereses o el principal de la deuda.

 

  • De mercado: probabilidad de que el precio de la renta fija baje por los cambios en el tipo de interés del mercado o en el riesgo de crédito del emisor.

 

  • De liquidez: si el inversor no puede vender su título de renta fija cuando lo desee o al precio que espera.

 

  • De cambio: si el valor de la renta fija en euros varía por las fluctuaciones del tipo de cambio de la divisa en la que se emite.

 

Perspectivas de renta fija 

Los fondos de renta fija han sido una opción popular para los inversionistas que buscan estabilidad y rentabilidad. En 2023, algunos fondos destacaron por su desempeño y gestión eficiente.

Para el año actual, se espera que los mejores fondos de renta fija mantengan su posición y continúen ofreciendo atractivas oportunidades de inversión, adaptándose a las condiciones del mercado.

Mercado de valores en 2024

El mercado de valores ha experimentado altibajos durante el año pasado, con fluctuaciones significativas en los precios de los activos. En 2024, se anticipa una mayor estabilidad en el mercado, con oportunidades para los inversionistas que buscan diversificar sus carteras y obtener rendimientos atractivos.

Esperamos que este post te haya servido para aclarar tus dudas sobre qué es la renta fija y cómo funciona, a fin de ayudarte a tomar mejores decisiones financieras. Si quieres saber más sobre la renta fija u otros temas relacionados con las finanzas, te invitamos a visitar nuestro blog. También puedes contactar con nosotros para obtener un asesoramiento profesional y personalizado. Estaremos encantados de atenderte. 

Te puede interesar...

motivos por los que tener planes de pensiones

Rentabilidad de los planes de Pensiones

Índice de contenidos Los planes de pensiones deben ofrecer rentabilidad además de un ahorro a largo plazo. El capital aportado periódicamente no se queda inmovilizado, sino que se invierte teniendo en cuenta unos criterios de riesgo y rentabilidad previos. Estos criterios se establecen en un documento aprobado por el Regulador, y posteriormente se presentan al

Leer más »
inversiones largo plazo desventajas

Invertir a largo plazo

Índice de contenidos Las inversiones a largo plazo son aquellas que se mantienen por un período superior a 12 y 18 meses. Realmente, el concepto inversión financiera a largo plazo suele hacer referencia a un periodo superior a 18 meses. Un ejemplo de inversión financiera a largo plazo, son las marcadas con un objetivo de

Leer más »

DINERO E INFLACIÓN: VELOCIDAD Y MASA MONETARIA

INFLACIÓN Y POLÍTICA MONETARIA Mantener la estabilidad de precios dentro de una horquilla moderada de crecimiento es uno de los principales objetivos de los bancos centrales. Tanto Banco Central Europeo (BCE) como Reserva Federal Estadounidense (FED) mantienen que el avance en el nivel de precios sostenido y próximo al 2% interanual es necesario para mantener

Leer más »
Call Now Button