Debate interno en la Fed


Las últimas declaraciones acontecidas por parte de Janet Yellen, Presidenta de la Fed, provocaron grandes oscilaciones en el selectivo norteamericano S&P500 y en la fortaleza del dólar.

Tras las políticas laxas acometidas desde la crisis de 2008, que sin duda han ayudado a que hoy Estados Unidos cuente con buena salud tanto en los datos de empleo como en la inflación,  promediando un aumento en el empleo de 190.000 puestos mensuales durante los últimos tres meses.

Este es el principal argumento que sostiene una subida de tipos, y que se estaría viendo retrasada por la cercanía de las elecciones, aunque desde luego no tiene nada que ver con las tres subidas de tipos de interés que la propia Presidenta auguraba para este ejercicio en el pasado mes de diciembre.

Evolución EUR/USD durante las declaraciones

EUR USD

Pero todo esto ha generado dudas y sospechas de que se esté produciendo una burbuja, y es ahí donde se encuentran los argumentos de los que sostienen que la actuación llevada a cabo va a traer consecuencias, y que la situación norteamericana tiene un trasfondo no tan positivo.

Hoy conocíamos como el índice PMI del sector manufacturero del ISM volvía a caer a 49.4 por debajo de las expectativas de 52, pero de una forma más preocupante al caer por debajo de 50. Dicha medida nos indica el comportamiento de la economía y la confianza, y un valor por debajo de 50 nos estaría indicando una disminución de la actividad, que volvía a alzar las voces más críticas con la apertura a la baja de los principales parqués.

Además se encuentra insuficiente la inversión en negocios, acompañado de una baja demanda extrajera que no se ha visto apoyada por la apreciación del dólar.

Las palabras de Janet Yellen apuntaban a la dirección de una subida de tipos, y el vicepresidente de la Reserva Federal Stanley Fischer matizaba que sería la evolución económica la que marcaría el “momentum” de la toma de decisiones. Esta matización volvía a desestabilizar el selectivo norteamericano S&P 500, que corregía tras las palabras de la Presidenta. A todo esto se le añadía que los bonos del Tesoro norteamericano registran el peor mes desde junio del año pasado, y es que los bonos con vencimiento a corto plazo han sido más susceptibles a la coyuntura económica.

Sin duda caben tanto las opiniones a favor como en contra de la subida de tipos, y aunque creemos que se producirá la gran pregunta es cuando, teniendo en cuenta las alteraciones que se puedan producir tras las elecciones y la ambigüedad de algunos datos macroeconómicos.

FIRMA LUC